Relato: Ella, parte 1.

Una vez que la veo, no puedo dejar de observarla. Está en su lugar de siempre, en el lado opuesto del salón del que estoy yo, con la espalda apoyada en la pared y la mirada llena de concentración.

De repente salta en su asiento y levanta la mano con emoción, llamando la atención del profesor y del resto de la clase. Sus ojos marrones brillan de orgullo cuando da la respuesta correcta; se acomoda un mechón de su lacio pelo negro detrás de la oreja mientras comienza a copiar el siguiente problema.

Es la chica más hermosa que alguna vez he visto.


***


Cuando llegué al salón esta mañana, ella aún no había llegado. Me extraña, porque suele llegar antes que el resto, pero lo ignoro y me siento en mi lugar habitual, junto a la ventana.

Cuando cinco minutos más tarde la clase empieza y ella aún no ha llegado, mi preocupación aumenta. Cuando cinco minutos más pasan y alguien golpea la puerta, miro para ver quién entra, esperando que sea ella. Y sí que lo es… pero no me esperaba esto.

Es la misma chica que conocí hace tres meses, pero completamente distinta.

Su pelo, usualmente liso y en un moño, cae suelto sobre su espalda, completamente enrulado. Y sus ojos... sus ojos están medio ocultos detrás de un par de lentes de pasta violeta, luciendo más grandes y marrones que nunca.

Y yo solo puedo pensar una cosa.

Es la chica más hermosa que alguna vez he visto.

©2020 por Un capítulo más.